04 octubre 2015

Leonor de Aquitania, una mujer de hoy en el ayer.



Francia, siglo XII.

               

Leonor de Aquitania, poseedora de belleza, inteligencia y cultura era además una mujer segura de sí misma, lo que probablemente hizo que las piernas de muchos hombres temblaran con tan solo pensar en su nombre.

               
            Heredera de Condado de Poitiers y del Condado de Gascuña y Aquitania, tras la muerte de su padre, Guillermo X, duque de Aquitania, contrae matrimonio a los dieciséis años con el futuro rey de Francia, Luis VII, rodeándose en una corte fría, triste y austera de trovadores que recogía en palacio, quienes con sus versos la deleitaban y con los que ejerció de mecenas. Se le atribuye el origen de la corte del amor en el que se habría ensalzado el amor cortés, pero se desconoce que esta corte existiera realmente.


            La joven pareja acusa las primeras tensiones en su relación, cuando Leonor apoya el matrimonio de su hermana Petronila, con Raúl de Vermandois, primo del Rey, -mientras éste manda a su hermano Roberto a invadir el dominio de Vermandois, por bígamo-, llegándose incluso a enfrentar al Papa, por lo que su liberalismo sería criticado por el clero e incluso se sospecha que también por su suegra Adelaida de Saboya, quien habría  persuadido a su hijo de las intenciones de su nuera. Luis VII hizo oídos sordos, priorizando el amor a las habladurías.


             El rey participó en la Segunda Cruzada acompañado de Leonor, a la que no pudo convencer de que esperara su regreso en la corte,  pues era mujer de armas tomar, y montada sobre su caballo, vio las lanzas pasar por delante de su hermoso rostro y escudos desviando su fatal trayectoria.

                La cercana relación que Leonor mantenía con su tío Raimundo de Poitiers, durante su estancia en Antioquía (Tierra Santa), del que era gobernador, fue objeto de rumores que a Luís VII no gustaron un ápice, tomando la determinación de volver a Francia. Esto unido al hecho de que Leonor alumbrara por segunda vez a una niña, provocó que el matrimonio se rompiera definitivamente. El parentesco entre ambos fue el pretexto que pusieron para obtener la anulación.

                A los pocos meses Leonor de Aquitania, quien aún conservaba los dominios heredados de su padre, casa con Enrique II (Enrique de Plantagenet), que pronto se convertiría en rey de Inglaterra, dando lugar la unión de las posesiones de ambos al Imperio angevino, mucho mayor que los territorios controlados por Luis VII, para fastidio de este.

Al descubrir la de Aquitania que su marido tenía una amante y no gustándose nada en el papel de mujer engañada, se marchó con los ochos hijos habidos en el  matrimonio a Poitiers, e instó a Enrique II a que entregara a su hijo Ricardo Corazón de León los dominios de Gascuña, Poitou y Aquitania, propiedad suya.

            Tal era la inquina que Leonor le tenía a Enrique II, por la deshonestidad con la que se había conducido en su relación, que le pidió a Luis VII, su anterior marido, que apoyara a tres de sus hijos en contra de su padre, a lo que el rey de Francia no se negó, pensando que esto podría ser beneficioso si resultaban los vencedores para la obtención de la primacía europea.

La rebelión entre hijos y padre fue reprimida por el progenitor  y Leonor encarcelada acusada de traición.

Quince años después, a la muerte de Enrique II y  Ricardo Corazón de León habiendo tomado el relevo de su padre, Leonor no solo recupera la libertad sino también la regencia del Imperio angevino durante la ausencia de Ricardo, al partir éste a la Tercera Cruzada.

           Sintiéndose fuerte, pero sobre todo con un sentido del deber muy desarrollado, con ochenta años Leonor de Aquitania, que aún conservaba su belleza, viajó a Castilla desde Poitiers para elegir entre sus nietas, las Infantas de Castilla, a la que sería esposa de Luis III. Blanca de Castilla ocuparía el lugar, destacando por el asesoramiento que le daría a su marido derivado de su buena destreza política.

3 comentarios:

Uno dijo...

Mujer de altura de las que manejan los hilos de las Historia aunque en algún momento se enredadera algo con ellos.

Uno dijo...

Mujer de altura de las que manejan los hilos de las Historia aunque en algún momento se enredadera algo con ellos.

Daniela Haydée dijo...

Afortunadamente predominan en todos los tiempos mujeres con carácter, dándole voluptuosidad a la historia y liando a sus protagonistas. Sin ellas nada hubiera sido como hoy lo conocemos.

Saludos desde tu tierra, no muy lejano de la Mancha.