15 agosto 2015

Felipe IV de Francia VS Orden del Temple



Francia, Siglo XIV.


Alrededor del año 1119, nueve caballeros franceses, encabezados por Hugo de Payns, que habían formado parte de la Primera Cruzada (expansión militar en Oriente Próximo) fundan en Jerusalén la Orden del Temple con la intención de proteger a los cristianos que peregrinasen a Tierra Santa, tras su conquista.

Con el tiempo la orden fue ampliándose y adquiriendo poder, llegando a tener una sólida infraestructura económica, que a muchos coetáneos hizo temblar.

Año 1309, Felipe IV de Francia, receloso por las riquezas que la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón -con los que alguna que otra deuda había contraído, pues buena cabeza no tenía- amasaban en dos siglos de existencia y con la pretensión de adjudicárselas a si mismo, ordena a arrestar a todos sus miembros en Francia, acusándolos de "malas praxis" entre otros muchas cosas como, adorar a los gatos, colgarse al cuello a sus ídolos, o besarse de forma obscena.

El Papa Clemente V -al que el dinero y el poder no disgustaba en absoluto- máximo representante eclesiástico de la época, al principio se mostró poco solícito con quienes se dirigieron a él para que le parara lo pies rey, pero sus propios intereses hicieron que se posicionara de su parte. No le convenía enemistarse con el monarca francés, por lo que disolvió la Orden del Temple.

Sus miembros fueron torturados, obligados a confesar injurias que no habían cometido y quemados en la hoguera.

Se dice que Jacques de Molay, último Gran Maestre de la Orden, que corrió la misma suerte que el resto de sus hermanos, maldijo Clemente y a Felipe desde la pira, y por esta razón, el primero murió a los pocos días, y el segundo a los pocos meses.









3 comentarios:

Uno dijo...

Mala es la avaricia y el guapito y el beato la ejercían y malos eran un rato. De todas formas está cuatro que la Orden iba a desaparecer tarde o "templano".
Saludos desde tu tierra

Uno dijo...

Mala es la avaricia y el guapito y el beato la ejercían y malos eran un rato. De todas formas está cuatro que la Orden iba a desaparecer tarde o "templano".
Saludos desde tu tierra

Daniela Haydée dijo...

¡Gran certeza y sabias palabras!

Saludos desde tu tierra en tarde grisácea.