01 mayo 2011

¿Por qué lo llamaran "amistad", cuando quieren decir "a ver que pasa"?

Novios se van a casar. Novia deja a novio por nuevo incentivo. (1) Novio queda triste y desolado.

Madre de novio se encuentra con amiga de juventud a la que no veía desde hacía años.
Amiga de juventud tiene hija sin compromiso fijo.(2)
Madre de novio propone a madre de chica, descreída del amor eterno, que sus hijos se frecuenten: “Solo como amigos... que se vean, que se llamen, que se hablen...”
Le explica que solo tiene ese hijo, y que todas sus propiedades, que desglosa seguidamente, (3) serán para él.

Madre de chica piensa que no es una idea descabellada (4), aunque desproporcionado le parece a la hija, cuando se lo cuenta.

Madre de novio, busca un placebo para su hijo. Devolverle la ilusión y apaciguar la pena que arrastra desde lo acontecido, o no acontecido, según se mire. Quiere verle feliz y sospecha que otra fémina podría ser determinante para su restablecimiento emocional… Que tal vez su historia podría ser otra y mejor.

Novio, no sabe lo que quiere. Le hace falta algo. Siente un enorme vacío en su interior. Le asusta ilusionarse otra vez, por si las cosas no salen como quisiera, pero no le importaría conocer a alguien y que le conozcan, aunque esta vez vaya precavido.

A madre de la chica le gustaría que su hija sentara la cabeza. Que tuviera alguien que la protegiera y que nunca estuviera sola. Que compartiera lo bueno y lo malo que la vida trae. Cualquier principio es bueno si tiene continuación.

Chica no es nada romántica, pero le parece que las situaciones no se pueden forzar. Que la naturalidad es esencial para el desarrollo de las circunstancias. En un resquicio de su corazón, siente que las cosas pueden ser distintas, si las maneja el azar. No quiere ser pañuelo de nadie.

Estoy de acuerdo con “chica”, las situaciones que se fuerzan resultan violentas, pero si el fin de las “madres” es encontrar la felicidad para sus hijos (la felicidad es un estado de ánimo no perpetuo, se es feliz a ratos, en caso de que esos ratos existan), me decanto por lo causal en detrimento de planes milimétricos.
Por otra parte, si las cosas no llegan por si solas y son provocadas para que sucedan, tal vez es porque ha llegado el momento de que se den y hasta esas inducciones son susceptibles de que ha llegado la hora.



---- OOOOO ----



(1) Se enamora de otro chico y antes de cometer un gran error, libera a su novio de su lazo y se libera así misma. Será duró para él, pero mucho peor sería engañarle y acabar haciendo lo que le ha roto el corazón.



(2) Los compromisos largos son para los que creen que el amor permanece intacto a lo largo de los años y no se deteriora, así lo atropellen cuatrocientas apisonadoras. No renuncia al “amor”, solo le pone fecha de caducidad.


(3) El dinero todo lo puede. Es un aliciente para convencer a los pocos convencidos, pero hay personas a las que las propiedades no les interesan. Ven a la personas, no lo que las adornan.


(4) El amor puede surgir en cualquier momento y de cualquier forma. El medio es secundario, si llega.

9 comentarios:

carlosideal dijo...

La reflexión final es la clave, Danieluski, si hay confabualaciones es poruqe ya toca que algo pase :)

Un beso.

Yessi dijo...

Nadie tiene poder absoluto sobre el amor....a veces ni uno mismo.

¡Me gusto mucho tu texto!.

Un gran abrazo.

sofíasaavedra dijo...

Tenía claro que las relaciones no se fuerzan, pero tu entrada me da que pensar.
Quienes las fuezan son piezas del azar y deciden hacerlo a su debido tiempo por las causas que sean.

¿Qué momento será el justo?

Un beso.

zimbagüe dijo...

Las madres siempre intentando arreglar lo que no se ha roto.
Si a mi madre le gustara una chica para mi, seguro que a mi no me gustaba nada :)

Un abrazo.

Daniela Haydée dijo...

CARLOSIDEAL: Hasta las confabulaciones llegan cuando deben... Me inclino más por un azar menos selectivo :P

Un beso.

YESSI: No existe poder ni sobre el amor, o no debería, ni sobre cualquier otro tipo de relación que puedan establecer dos personas.
Lo forzado en realidad cohibe.

Un abrazo.


SOFÍA SAAVEDRA: No hay momentos justos, hay momentos a los que adaptarnos, y cuando lo hacemos sin esfuerzo, es cuando pensamos que antes o después hubiera sido a destiempo.

Estoy en controversia perenne conmigo misma... :P

Un beso.

ZIMBAGÜE: Suele pasar entre generaciones distintas, pero si tuviras la edad de tu madres hasta te sorprendería de los parecidos que se serían vuestros gustos.

Solo piensa en a quien eligirías para tu hija... :P

Un abrazo.

Fiebre dijo...

He vivido varias situaciones parecidas a las que describes, no en propia carne, pero sí en mi entorno.

Y casi siempre resultan un fiasco porque una de las partes confía totalmente en el azar, y la otra más desesperada suele ir a forzar a que ese azar le venga bien por lo civil o por lo criminal...
...y luego pasa lo que pasa.

Muy buen texto, sí señor.

Daniela Haydée dijo...

FIEBRE: He vivido historias de ese tipo, como tercera y primera, estas últimas por compromiso.

Queda mucha desazón. Acabas haciendo algo que no quieres, ni te apetece y te creas un problema mayor que has de resolver sin que nadie salga perjudicado.

Cuando intervienen sentimientos, prefiero estar lejos :P

Uno dijo...

Todo depende de la madured de los implicados. Si lo son lo suficente de igual que la situación sea natural o artificial, que acabe con camino común o dispar, la solución será la idónea. Si no son tan maduros, que es lo que abunda, ya sea la situación natural o artificial, tarde o temprano está condenada al fracaso.

Yo soy partidario de que si las cosas que se desean no te vienen a buscar, si la naturaleza anda perezosa, y a por lo que se quiere "a ver que pasa" :-)

Daniela Haydée dijo...

UNO: Dos "inmaduros" se entienden más que dos "maduros", porque no tiene tantos elementos para elaborar criterios.
Cuando el "fracaso" se ha de dar, se da, y no tiene porque tratarse de que cada cual tome su camino, fracasar también es compartir caminos :P

Saludos desde tu pueblo al atardecer.