24 enero 2010

Delirio


La vida sin mí… no era.
Pero llegué cerrando ventanas y abriendo puertas;
aireando rincones repletos de dejadez concertada…
Pareciéndome a mí, doblegándome en otra;
aquella que apuntaba maneras de independencia.

La vida sin mí, he olvidado.
Ya sólo puedo vivir conmigo.
No quiero volver a la nada, conservando aún algo:
un latido en el pecho; un suspiro al viento…

Yo en mí misma, fuera de mí
aguarda lo extraño.
Soy siendo; estoy… Aquí.

No es un acertijo ni un jeroglífico. Esto es lo que ocurre cuando no ocurre nada, o cuando todo pasa a la vez, pierdo flexibilidad y elasticidad, no doy más de sí y me entrego a lo experimental.

Anoche, tan tarde que casi ha sido esta mañana, desvelada, pensaba (nada recomendable si se pretende coger el sueño) en verso (como se piensa cuando no se quiere pensar demasiado, pero evitarlo tampoco) e iban saliendo florituras que memorizaba (ni loca me levanto a esas horas a escribirlas aun poniendo en peligro la fidelidad al original), con sentido sospechoso.

Por el orden en que aparecían las palabras tomé conciencia de que tenían mayor significado que el que les presumía, y de que eran la mínima expresión de mi semana pasada.

Hoy estoy más ausente que presente, pero estoy de algún modo y estando sigo...



6 comentarios:

sofiasaavedra dijo...

Cuando no se ha sido, nunca se ha existido :)

Dani, piensa en otras cosas menos complicadas, o solo cuenta ovejitas ;)

Un beso.

Fiebre dijo...

Eres afortunada. Al menos piensas en verso.
En días como el de hoy, más o menos idéntico...yo ni pienso.

Uno dijo...

Hay veces que las palabras salen solas unas encadenadas a otras, como un arroyo imparable que mana y mana. Lo más sorprendente es que además de la celeridad, o mejor dicho, a pesar de ella, tiene una belleza singular.

Son momentos de genialidad que merecela pena al menos recordar.

Posdata. Vuelve, aterriza, que los controladores continuan de huelga :P

La Frufrú dijo...

¡Por todos los santos y no santos del cielo y del infierno! Como sigas así, querida Dani, acabarás pensando en alejandrino, y yo leyendo poesía y eso sí que no, criaturita, que una tiene cierto grado social que mantener, y si digo que no me gusta la poesía, NO ME GUSTA, la escriba quien la escriba.

Como dice Sofía, pásate al ganado :)

carlosideal dijo...

A las pastorcillas de arriba, ni caso Danieluski, que sin entenderte de todo, tu lado experimental me atrae al mismo tiempo que me despista.

Vamos, que soy y no soy.

Un beso.

Pd: traductor, por favor.

Daniela Haydée dijo...

SOFÍA SAAVEDRA: No me gustan las mates, nunca las frecuentaré ni para conciliar el sueño... ¿alguna otra sugerencia? ;P

FIEBRE: Pensar en verso, es pensar en corto, aunque en días como "esos" me gustaría evitar la afluencia de palabras en mente.

Preferiría hacer como tú, ni pensar :P

UNO: Con los pies en la tierra ya(las alturas me dan vértigo), más que genialidades, a veces se me antojan tonturas, aunque para nosotros tengan sentido y a los demás les desconcierte (las mías son tonturas supremas) :P

LA FRUFRÚ: ¿Alejandrino? Demasiado largo para mi elasticidad, pero el día más pensado lo pruebo, aunque no lo leas :P

Pd: no al ganado contable.

CARLOSIDEAL: Lee sin ir más lejos del significado de la palabras y no habrá nada que se te escapa :P

Un beso.