14 agosto 2011

Va de cine

Entre contracciones del universo (Teoria del Big Crunch); efectos mariposa; japoneses con concepciones acerca de la realidad muy afincadas en su fuero interno y mundos oníricos ha versado mi mundo “cinematográfico” estos días.

La fogata que se hace en un bosque puede ser el inicio de un romance trágico: el humo se eleva hasta el cielo, el viento lo desplazará hasta la noche y la noche lo acogerá para que ascienda en secreto a la capa de ozono y en cualquier otra parte del mundo, a consecuencia de esto, un rayo de sol cargado de maldad ultravioleta, quemará la piel en la playa de un rubio muy blanco en su primer día de vacaciones, y una morena autóctona, se compadecerá del clarito y le prestará su loción “After Sun”. En el contacto visual surgirá el amor, y el desamor llegará al cabo de los años: el rubio achicharrado se tirará de un puente al descubrir a la morena distrayendo su moral con chico de anuncio sin barriga ni pretensiones de presumir de ella. El efecto mariposa y su forma de trastocar la vida de seres que serían más felices sin el aleteo de insectos con antenas… o no.


Mientras esto ocurre, es posible que el universo se haya empezado a contraer. Según me ha explicado UNO (esto ocurrirá en varios millones de años), el universo se expande cuan huevo frito sobre aceite muy caliente, y llegado a un límite, empezará a contraerse hasta su origen, el Bing Bang, dejando de ser todas las cosas lo que han estado siendo (no preciso en que parte del proceso nos llega el turno a nosotros) . A esto se le llama Big Crunch, y no tiene nada que ver con chocolates, mal me pese. La idea de un Crunch gigante me entusiasmaba. (Las vidas posibles de Mr. Nobody).




En Japón habrá alguien que piense que la vida tiene tan poco valor, que la de los demás le será prescindible y tomará medidas drásticas al respecto. Para encontrarle el sentido a la existencia, es indispensable que en la infancia nuestros tutores (padres) nos enseñen que matar no está bien, o al menos que se lo enseñen a los niños japoneses que aparecen en cierta película, como mentes retorcidas que rozan el sadismo. Pretender el reconocimiento público de aquello en lo que destacamos tiene sus límites, si apreciamos nuestra vida y somos capaces de apreciar la de los demás por extensión. La redención de nuestros malos actos, será el sufrimiento, aunque sea en balde. Sufrir es remedirse. Vengarse, perdonándole la vida al sujeto aunque se le haya hecho creer a éste que se está muriendo poco a poco o que lo que más quería en la vida ha desaparecido, es ponerle al borde de colapso. Matarlo sutilmente. (“Confessions Kokuhaku”).



Alguna vez me ha pasado que he tenido un sueño dentro de un sueño, del que me he despertado dos veces. En esas pocas veces, al despertar del sueño, no he sabido hasta que punto lo soñado era realidad. He tenido que levantarme, con el corazón agitado y el temor de que lo vivido intensamente no fuera una ficción creada por el subconsciente sino las circunstancias del momento, y he caminado por la casa encendiendo todas las luces para comprobar que diferencias había entre el sueño y la noche anterior. Ninguna. Solo se trata de cortometrajes en los que vivimos de otra forma la vida y al despertar, nos queda la sensación de que lo que hemos presenciado es tan real como lo que hemos sentido mientras dormíamos. (Origen).




Para los amantes de historias nada fáciles de entender, que les apetezca perderse y volverse a encontrar delante de la pantalla y plantearse después viejas ideas universales, tres películas de las que no te dejan indiferente, independientemente de lo que te hayan parecido. Las he visto en la misma semana y desde entonces, los pensamientos me tienen muy distraída. Solo para valientes.

9 comentarios:

Uno dijo...

Las tres son películas distintas. Películas retorcidas y hasta complicadas. Todas ellas muy diferentes entre sí.

A mi la que menos me gustó fue Origin, que la encontré pretenciosa.

La posisbles vidas de Mr. Nobody es un delite para la vista y tiene un toque poético dentro de una trama difusa, pero es lo de menos.

Confessions, sorprende y atrae,¿verdad?, aunque no la quieras ver. Es japonesa y le gusta remarcar mucho las sensaciones y emociones, a veces, hasta quedar fuera de contexto. Pero es interesante.

Son tres grandes películas (y largas) para ver.

A mi me gustaron :-)

Uno dijo...

Ah, se me olvidava...

Saludos desde tu tierra :-)

zimbagüe dijo...

Solo he visto Origen, una película muuuuy larga en la que perdí el hilo varias veces por lo rara que es o mal explicada que está.
No está mal, pero con menos minutos seria mucho mejor.

Las otras me parecen muy profundas para estos calores del sur. Las dejo para el vierno :)

Un abrazo.

disancor dijo...

Soy un gran aficionado al cine, pero ni siquiera me gustan los efectos especiales. Me gustan historias sencillas, bien interpretadas y bien contadas. También me fascina la ,música de las películas. Quizás soy un romántico o, de verdad, soy muy viejo.
Un saludo.

Larisa dijo...

Hoy me gustaría presentarte mi blog, es decir, un blog que tengo abandonado, el blog que quiero retomar. Es este:

http://jesusvolverapronto.blogspot.com/

Por favor, maifren, échale un vistazo y dame tu sincera opinión.

(Este comentario será copy-paste en diferentes bitácoras sin cambiar una sola coma, en claro homenaje a Ricardo Miñana, un amigo de Valencia que me instruyó en estos métodos).

Gracias, y que la brisa del mar te arrulle con su calor.

('Origen' mola. 'Sálvame Deluxe', también ;))

Aureliano Buendía dijo...

He visto Origen pero me apunto las otras dos, ¿Quién dijo valientes??.

Besos :)

carlosideal dijo...

Danieluski me he enterado más bien de poco de lo que has escrito en la película japonesa y no me pongo a pensar porque estoy espeso.

El verano es para relajarse para un par de Torrentes o similares y pasar el tiempo.

Qué películas más raras ves chiquilla. Origen me suena por que has escrito sobre ella otra vez y ya sabe por qué, el rollo ese que te traes con ya sabemos quien :P

Relájate un poco y descansa.

Un beso.

la frufrú dijo...

Impresionadita me dejas con las pelis que ves ultimamente, tu que no soportas la sangre ni la violencia y que por la noches sueñas con los sucesos del telediario.
A falta de una, tres del tirón.

Lo del efecto mariposa me parece una faena de las gordas, con la tirria que les tengo a los bichejos esos. ¡Ya se podrían estar quietas!

Besitos

Daniela Haydée dijo...

UNO: Las tres son igual de raras, ahí su similutud.

Origen, a pesar de que la última hora sobra, sin duda mi preferida por motivos muy concreto... Hay películas de actores.

La japonesa me vi obligada a verla, me atrajo la forma de contar la historia, las voces de los personajes, tan bonitas...

Saludos desde tu pueblo.

ZIMBAGÜE: Estoy de acuerdo contigo, simplificando más la historia hubiera quedado mejor que enredándola tanto.

Un abrazo.

DISANCOR: No me gustan el tipo de película que vi, no es un género habitual en mí. Las prefiero de carácter intimista o incluso románticas, pero me atraparon los títulos y aun pareciéndome surrealistas, las vi hasta el final.
La próxima vea, leo la sipnosis :P

Un saludo.

LARISA: ¿Seguro que quieres retomar ese blog? Si lo dejaste en su día es porque había una razón poderosa y quizás necesitas otra razón poderosa para retomarlo de nuevo... Si no estás segura lo entiendo.

Salvame Deluxe igual que Mejide.

Saludos.

LAUREANO BUENDÍA: ¡Un héroe! Sin duda. Ya me contarás...

Un beso :P

CARLOSIDEAL: Reconozco mis debilidades y quien ya sabemos es una de ellas. Alguna vez he hecho la vista gorda, porque la peli me superaba, pero cinco minutos de metraje no me los ha quitado nadie.

Confieso que lo de Origen, fue premeditado.

Un beso.

LA FRUFRÚ: Considéralo, madurez cinematográfica aunque no te aseguro que repita experiencia... ¡He madurado!

Un beso.