25 julio 2010

Amores poco probables


Asisto a una historia (cinematográfica) de amor difícil.
El tema central, no es el amor, pero es lo que prevalece por encima de lo que se está contando. El cine está lleno de historias improbables entre personajes imposibles y a veces poco prácticos (si yo fuera guionista…) que nos cautivan tocándonos algunas fibras sensibles (todos tenemos un pasado y un presente, el futuro afortunadamente no existe).

El listado que sigue, son películas que en algún momento me impactaron (en la medida y forma que fuere). La vida está llena de momentos... Momentos que pasan (dichosos de nosotros).

Romeo y Julieta: dos familias italianas (fervor conflictivo) enfrentadas, con hijos adolescentes en estado de enajenación mental permanente. Ro y Juli se enamoran (con la intensidad del primer amor, el que se cree que es para siempre y luego se descubre que “siempre” es demasiado tiempo para pasarlo al lado de la misma persona) y anteponen sus sentimientos a los desacuerdos inconciliables de la sangre que corre por sus venas, sacrificándose el uno por el otro (precipitadamente). La impaciencia es mala consejera.

Ghost: Pareja (empalagosamente) feliz (probablemente porque no llevan demasiado tiempo juntos), hasta que él es asesinado y ella empieza a hacer pucheros. Limboneando entre tierra y cielo, el fiambre se pone en contacto con una médium para que le ayude a encontrar a su asesino y de paso despedirse de la ceramista. Ella incrédula, duda de las palabras de la mediadora de espíritus, pero necesita tanto creer que él está en alguna parte cuidándola, que sus reservas desaparecen. Crónica de una despedida anunciada.

Titanic: (una de mis favoritas) señorita de buena posición toma el mismo crucero que dibujante pobretón que gana su pasaje en una apuesta. Una noche, estrellada como ninguna, se conocen, se gustan, se enamoran (todo espress), aprendiendo que las únicas barreras que traban el amor son las que nos imponemos y que en dos segundos se puede amar más que en toda una vida creyendo que se ha amado a alguien. Intenso, intenso, intenso.

Lady Halcón: obispo hechiza a dos enamorados, porque ella no corresponde al beato con su amor (la sotana no le produce el mismo efecto que el rubio de sus sueños). Durante el día ella es un halcón y por la noche él se convierte en lobo, no pudiéndose así unir con alevosía y premeditación que es lo que les gustaría. Un ladroncillo, les ayudará a vengarse del religioso… Con la iglesia hemos retopado.

El curioso caso de Benjamin Button: anciano nace y va rejuveneciendo con el paso del tiempo. Coincide con chica de aspiraciones bailongas a la que se une (hay mucha más paja por el medio, pero la evitaré porque fue lo que menos me gustó de la historia). Ella sigue el proceso habitual de declive del ser humano, al tiempo que él sigue el proceso contrario, peligrando tanto su relación, que bien podrían haberla denunciado por abusos deshonestos a menores. Que les quiten lo bailado.

La boda de mi mejor amigo: (favorita) amigo se casa. Mejor amiga de amigo está invitada a la boda, pero sus intenciones son quedarse con el novio, porque llegadas a cierta edad, algunas quieren lo que se les está escapando de las manos por no haberlo querido tomar antes. Algunos amores son imposibles por la tozudez de sus protagonistas. Quien fue a Sevilla perdió su silla.

Cuando Harry encontró a Sally: (favorita segunda) hombre y mujer se conocen y a lo largo de los años van encontrándose, evolucionando su relación hacia una amistad… solo una amistad, aunque parezca inconcebible. Negar la evidencia es llegar más tarde a lo inevitable.

La película precursora de éste post es Avatar y la frase ante la que me rendí (sin explicar nada más) es: “Te veo”.
El amor, de la clase que sea, hace que veamos lo que no se aprecia, porque los ojos que miran son los del alma perpetrando en las entrañas.



6 comentarios:

Fiebre dijo...

Lady Halcón me encantó en su tiempo. Era lo "que ansías y no tienes" y esas cosas tan bonitas de la adolescencia.
Pero la madurez me la has demostrado con los paréntesis.
Con el tiempo las favoritas son las más reales, las más factibles (salvando las licencias Hollywoodenses).
El que fue a Sevilla o la boda de mi mejor amigo, o traducida: quiero lo que tenía y me llevo una pataleta cuando ya no es todo como yo lo tenía...

Harry y Sally otra amistad larga...

Preciosa entrada Dani.

Uno dijo...

Joia, me he tenido que saltar el parrafo dedicado a "El curioso caso de Benjamin Button" que aun no la he visto, pero espero en breve ponerle remedio.

El amor es así de salvaje, inconsciente y atolondrado.

Cómo canción de amor apasionado y desgarrado te recomiendo esta. Es de la Orquesta Mondragon, que se que no te gusta nada, pero merece la pena escuchar la letra.

Saludos desde tu pueblo.

zimbagüe dijo...

He visto todas menos Romeo y Julieta, al menos la última versión, versiones antiguas alguna que otra escena y Ghost, que no la terminé de ver porque era aburridísima.

Cuando Harry encontró a Sally no está mal, no todos los amigos se atrean físicamente, es más improbable que probable, y La boda de mi mejor amigo es muy tonta pero estoy de acuerdo contigo en lo de querer lo que no se quiso tener antes :)

En Avatar hay amor para humanizar la historia y hacer a unos y otros seres sensibles en medio de tanto conflictos.

Un beso.

La Frufrú dijo...

Dani, querida, en todas las películas de tu lista, hay escenas que significativos que creo que coincidirian con las de los demás. La única que no he visto ha sido Lady Halcón aunque suena mucho.

Hay una de amor imposible o de ser posible muy doloroso que no has mencionado, Eduardo Manostijeras. Como a casi todos nos ocurre con las películas, viéndola ahora me parece una cursilada, pero el momento "baile bajo la nieve" aún me gusta.

Un beso.

carlosideal dijo...

¿Te ha gustado Avatar?
Eso si que me soprende Danieluski, porque no te gustó El señor de los anillos y ahí si hay amor entre mortal e inmortal y sacrificio, lo de Avatar era poco imaginable en ti... será por el rollo de que todos cambiamos de percepciones :)

Claro que si tu lo único que has visto es amor, de lo demás que te libras :)

Un beso, cinéfila.

Daniela Haydée dijo...

FIEBRE: mis síntesis de las películas no hubieran sido igual hace unos años, en que todo se ve con esos ojitos de percepciones poco documentales.

Me siguen tocando la fibra películas, no las que vi hace mil años, sino las de ahora, porque estoy en otro momento, y pese al "Te veo" de Avatar, son mucho menos las que me llegan.
El tiempo es a veces lo mejor/peor que nos puede pasar, a veces lo detendría, otras lo dejaría ir.

Gracias :P

UNO: No explico nada de nada de la peli, pues el final de todos en esta vida es la misma... ¿Salvaje, incosciente y atolondrado? El amor no, algunas personas sí. El amor es... es... el amor es amor y ya está :P

Saludos desde tu pueblo.

Pd: lo único que salva al canción es el estribillo, no, no me gusta demasiado.

ZIMBAGÜE: La última versión de Romeo y Julieta es espectacular, no me gustan las películas violentas pero está la vi enterita y hasta me gustó... Algo tuvo que ver un tal DiCaprio.

Las películas que tratan los romances suelen son muy tontinas todas, en el caso de Avatar, además hay acción y efectos especiales.

Ghost es espantosa, pero le salvan las escenas que todos tenemos en la retina y empatizando con los personajes hasta hace reflexionar.

Un beso.

LA FRUFRÚ: de la pelicula que mencionas solo me gustó la banda sonora, por lo demás me parece cruel el sueño no conseguido de Eduardo.

Un beso.

CARLOSIDEAL: El señor de los anillos fue un gran somnifero y la historia de amor me pasó desapercibida porque cada una de las partes me pareció un gran tostón. Tres años son muchos para ver el final de una película. Me pudo el tedio.

Un beso.